Skip navigation
2010

La técnica “palomitas de maiz” para vencer la  procrastinación

fuente: http://elgachupas.com/la-tecnica-de-laspalomitas-de-maiz-para-vencer-la-procrastinacion/

 

Palomitas de maiz

 

Muchas veces, cuando me enfrento a tareas importantes que son  especialmente difíciles o que no me gustan, tengo la tendencia a  ignorarlas. Es decir, caigo en la procrastinación. Prefiero ocuparme en  otras acividades supuestamente igual de importantes, pero que en  realidad no lo son. Por ejemplo, prefiero reorganizar mis listas de  tareas una y otra vez, o hacer algún pequeño ajuste en el diseño del  blog –tareas mucho más entretenidas–, antes que revisar mi presupuesto  de gastos o mejorar el posicionamiento en buscadores de mis artículos.  El resultado es frustración y sentimientos negativos,  porque en el fondo sé perfectamente que no estoy haciendo lo que  debería.

 

Sin embargo, a lo largo del tiempo me he dado cuenta de que la  barrera que me impide empezar y terminar esas tareas poco atractivas es  alta, pero al mismo tiempo muy delgada. No importa si se trata de  desconocimiento de cómo llevar a cabo la tarea, de su dificultad  intrínseca, de que sea poco interesante o muy laboriosa. Al final,  siempre consigo derribar la barrera inicial fácilmente, con lo que yo  llamo la técnica “palomitas de maiz”.

 

Estoy seguro de que a todos nos ha pasado alguna vez. No tienes  hambre pero alguien te ofrece una palomita de maiz. La aceptas y te la  comes. De forma casi automática tomarás una segunda, después una  tercera, y así sucesivamente. En un proceso inconsciente,  si te dejan, empezarás a comerte todas las palomitas hasta que termines  la bolsa. Lo único que tuviste que hacer fue dar el primer paso, tomar  la primera palomita y llevártela a la boca.

 

El mecanismo para empezar y terminar tareas funciona de forma muy  parecida. El principal problema al que nos enfrentamos con las  tareas difíciles es dar el primer paso. Una vez vencemos la  resistencia incial, todo se desencadena solo, casi sin esfuerzo.

Cuando tengo ante mi un trabajo difícil o potencialmente aburrido, me  propongo trabajar en él 5 minutos, sólo eso. Hago el compromiso conmigo  mismo de que, si después de 5 minutos no quiero seguir adelante, puedo  abandonar y seguir con otra cosa. Lo cuiroso es que en la gran mayoría  de las ocasiones, esos 5 minutos es todo lo que necesito para derribar  la barrera que me impide hacer el trabajo. Una vez logro un poco de  concentración, el interés por la tarea crece rápidamente.  De esa forma da inicio una especie de reacción en cadena que me lleva a  trabajar en esa tarea durante una hora, o incluso más tiempo, hasta  terminarla –¡en ocasiones se me ha pasado la hora de comer porque no  quería dejarlo a medias!

 

Lo mejor de todo es que, una vez termino la tarea problemática,  siempre tengo una sensación de euforía muy agradable. Ser capaz de  empezar y terminar este tipo de tareas me hace estar más  motivado y querer afrontar nuevas tareas similares. Encadenar  la conclusión de un par de estas tareas en un mismo día, especialmente  si llevaban mucho tiempo en mi lista de siguientes acciones, hace que mi  autoestima, satisfacción y nivel de energía alcancen niveles  estratosféricos.

federico

El futuro del WAP...

Posted by federico May 26, 2010

Hace un tiempo que venimos discutiendo hacia donde se va a volvar el mercado de la tecnologia WAP... Creo que luego de la salida del iPhone (cualquiera de ellos, incluso el iPod) se ve claramente que la idea es orientar el WEB hacia los Moviles o las UMPC. De hecho hay varios indicios de que los moviles van a terminar mostrando paginas web reducidas (el problema se reduce a como mostrar tanto contenido en una pantalla de 2.5 pulgadas como mucho). Esos indicios pueden ser el mismo iPhone que usa una versiond e Safari, el Opera mini (muestra las WEB con gran elegancia) y ahora el Firefox.

 

La fundacion mozilla saco una beta de fennec. Puenden ver un articulo en este blog.

Fuente: http://www.habitosvitales.com/2010/05/04/5-hacks-para-no-rendirte/

 

Creo que para la mayoría de las personas (como a mi), cualquier cosa  que requiera un esfuerzo extraordinario y dedicación incluye  pensamientos de rendirse. Posiblemente ya los conoces:

  • “Es demasiado difícil…”
  • “No vale la pena…”
  • “No tengo tiempo…”

¿Resulta familiar no? Me imagino que los has dicho a ti mismo en  varias ocasiones.

Yo los he pronunciado, muuuuchas veces. Este blog sin ir mas lejos.  Muchas veces he pensado en rendirme porque requiere mucho tiempo  redactar entradas y hacer seguimiento (especialmente cuando tienes otras  actividades en marcha…)

Hay otros momentos en mi vida cuando he querido rendirme y en varias  ocasiones lo hice. Son esos momentos que no quieres repetir y que no  guardas como momentos buenos.

Por eso quiero dejaros con cinco maneras para hackear el querer  “rendirse”:

1. Acuérdate el porqué estás haciendo lo que estás haciendo

Si tu mente te dice que deberías rendirte, fuérzate a recordar la  razón principal porque te pusiste en la situación en que estás. Esto  resulta muy difícil especialmente cuando te encuentras en una situtación  de mucha frustración. Pero muchas veces, un esfuerzo conciente de  simplemente recordar el porqué, pone las cosas en perspectiva y te anima  seguir el camino.

2. No crees una puerta trasera a ti mismo

De vez en cuando aparece una oportunidad de retirarse, algo pasa que  hace rendirse mucho más fácil. Intenta eliminar esas opciones para que  no haya otra opción que seguir.

3. Cuenta a alguien tus próximos planes

Este truco es mágico. Anunciando tus planes e intenciones, te hace  sentir una obligación de seguir. De lo contrario es como si hubieras  decepcionado una persona o grupo, o te verán como un fracaso.

Yo utilizo esta técnica a menudo, quizás no tanto en Hábitos Vitales  (quizás lo debería empezar hacer) pero con la gente que me rodea, y más  con mis clientes. Para aprender y poder ofrecer nuevos servicios los  anuncio aunque no sé 100% si lo puedo hacer, confío en que cuando llegue  el momento seré capaz de realizar lo prometido. Siempre funciona, hasta  ahora no he decepcionado ni a mí mismo y tampoco a mis clientes (menos  mal…)

4. Crea un deadline para tí mismo

Si no hay una fecha límite para algo, el compromiso realmente no  existe. Debes establecer fechas límites para cumplir tareas importantes.  Así que intenta adivinar una fecha para cuando una tarea debe estar  ejecutada. Apúntalo en tu calendario.

5. Encuéntrate con personas que tengan objetivos similares

Encuéntrate con personas que comparten los mismos objetivos que tú.  Tener alguien que te motive y tener alguien a quién puedas ayudar con la  motivación es una situación muy potente.

Cuando estás compremetido con otras personas, rendirse no es una  opción. Es así de sencillo. Por eso creo que estar a dieta, por ejemplo,  es mucho más fácil si sois dos haciéndolo.

Tener a alguien con quién compartir sueños, objetivos y también  compartir experiencias en tiempos duros es impagable.